¿Cómo empezar una vida consciente?

Aquí te dejo 6 pasos que son para mí personalmente una guía, porque así es como me ha funcionado y como creo que puedes orientarte de forma asertiva en cada punto importante para iniciarte en tu vida espiritual o en tu desarrollo personal.

Ahora que volvemos a la rutina y nos damos cuenta de que la salud mental es una prioridad para disfrutar de los días, en vez de sobrevivirlos… muchas personas me preguntan esto. En realidad, son las preguntas principales que recibo en los viajes espirituales que he hecho en Maldivas.

En este blog quiero dejarte pasos sencillos para que tengas una orientación según como yo lo hice, según mi punto de vista como profesora de yoga y persona que ha superado la ansiedad y la depresión. Confiar y soltar no se siente fácil al principio, pero una vez empiezas a ver el progreso… es un no parar de bienestar y plenitud contigo misma.

Para mi, estos son los pasos a seguir para iniciarte en la búsqueda de tu bienestar:

1. Autoconocimiento:

Hay muchísimas herramientas para auto conocerte, mi favorita es la lectura de la carta astral (mejor si lo haces con una astróloga), yo puedo recomendarte una si comentas el blog o me contactas en redes o por mail.

Sin embargo, hay muchos otros mecanismos de auto conocerte que podrían empatizar más contigo y tus creencias como el eneagrama, el ayurveda, MTBI, el desarrollo humano, y más. Tómate tu tiempo de leer sobre cada uno y de explorarte de la forma que más te atraiga, sé honesta, todos tenemos virtudes y defectos (tus defectos a veces no los reconoces del todo y posiblemente has venido a esta vida con esta tarea pendiente).

Si no te conoces, ¿Cómo serás capaz de sanar y complacerte? La vida consciente que mereces requiere llenar vacíos.

2. Sanación:

La mayoría de las personas tenemos heridas de la niñez, traumas o hemos vivido situaciones que nos han dejado rotos por dentro y esto deriva consecuencias y programaciones que debemos exteriorizar y liberar… lo que yo le llamaría “Hay que sacar toda la basura, que huela y moleste hasta que desaparezca”.

Hablar de lo incómodo y trabajarlo es necesario para trascender a otros niveles, yo recomiendo siempre hacer terapia para sanar o para aprender herramientas particulares, nada como compartir con un profesional tus miedos y traumas, esta persona tiene en su poder llaves para liberarte y hacerte ver la vida mejor.

El tipo de terapeuta que a mi personalmente me ha encajado más, es la terapia Gestalt, porque además de trabajar tus situaciones actuales, se involucra es tus dinámicas sociales y familiares pasadas.

3. El perdón:

Perdonarte a ti mismo por “Lo que hiciste, no hiciste o pudiste hacer mejor”, debes darte una medallita y decirte que en cada etapa de la vida has lidiado con las situaciones con las herramientas que has tenido. Somos imperfectos y no debemos olvidar eso para nuestro equilibrio mental y emocional, buscar la perfección sólo nos hace personas más ansiosas.

Una herramienta que te ayudar a entender mejor este concepto es la técnica hawaiana  Ho’oponopono, esta técnica usa el perdón como una clave para avanzar, tambien se nutre del amor, la gratitud y decir “lo siento”. Esto puedes aplicarlo a otrs personas o a ti.

En el caso de que no hayas perdonado a otra persona, lo más probable es que esta persona ocupe mucho de tu espacio mental y aparte esto hace que esa energía negativa que sostienes, vaya marchitando toda la luz que posees, por eso comento que es muy importante el perdón.

4.Quererte y actuar como tal:

Incorporar rutinas sanas a tu vida como meditar, hacer yoga o deportes, comer sano y descansar. Hay un antes y un después de lograr esto, se que para muchos es el paso más difícil, pero es el que más te va a aportar equilibrio en el día a día.

Es nuestro deber asegurarnos de dedicarnos al menos una hora al día, yo personalmente recomiendo al menos 20 minutos de meditación y 40 min de yoga o deportes. Puedo también recomendarte centros de yoga según tu ciudad o online. En nuestra newsletter enviaremos esta semana “tus primeras 10 clases de yoga”.

5. Social détox:

Es importante nutrir nuestro entorno de buenas vibras y de gente que nos aporte, las relaciones en general forman parte de uno de los factores que más nos altera. Tener amor propio también significa alejarse de personas, o no asistir a eventos que no te resuenen.

Las personas que realmente te quieren y te entienden, no te obligarán o presionarán a hacer algo que no te hace sentir cómodo. Necesitas tiempo para ti y tus intereses, muchas personas tienen familia u otras personas de las cuales no pueden desprenderse… entonces es el momento de saber cuanto tiempo o energía darle a esa persona (algo que ayuda mucho también es comunicarse con la mejor actitud y poner límites).

6.Redescubrir tu niña y abrazar tu adulta:

Recordar los traumas y alegrías de nuestra niñez, esta información es mucho más valiosa de lo que imaginas y por eso muchos psicólogos basan sus terapias en tu niñez. La etapa donde desarrollaste realmente tu identidad.

Dicen los psicólogos que esa niña tiene sueños ilógicos, pero también tiene aspiraciones profundas y muy coherentes a tu sello de identidad… por eso, debemos hacer sentir orgullosa a nuestra niña, si te visualizas a los 8 años ¿esa niña estaría orgullosa de lo que te has convertido? ¿Has luchado por sus sueños?

Las respuestas la tienes sólo tú, muchas veces culpamos a nuestros padres de muchas de nuestras conductas, pero a partir de los 18 años es nuestra responsabilidad hacernos cargo de nuestros actos y de nuestra carga emocional, somos capaces de hacerlo y de mejorar lo que nuestra familia no ha sabido gestionar.

Si quieres que te acompañe en este proceso, suscríbete en la newsletter.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *